Fragmentos de Bali

img_1532img_1555img_1635img_2068img_2498img_2513img_2515img_2522img_2556img_2569img_2624img_2698img_2703img_2704img_2876img_2918img_2928img_2940img_2944img_3047img_3104img_3140img_3154img_3156

Anuncios

Cockfight

 

Ubud, una tarde cualquiera.. por ejemplo, una de septiembre del 2016

En Indonesia las peleas de gallos son una tradición a denunciar. Todavía no sé a santo de qué me colé sola con mi cámara siendo la única mujer y la única occidental en este lugar, pero no parecía que me tuvieran en cuenta o les molestara, y no pude parar de hacer fotos, sin pensar mucho en lo que representaba realmente lo que tenía delante.

No concibo la fotografía únicamente para mostrar lo bonito de este mundo, creo que es un arma muy potente de denuncia, pero no me quedé hasta el final, ni muestro la parte más desagradable, porque me fui a tiempo.

Me sigue sorprendiendo que en estas ¨costumbres¨contra los animales siempre participen principalmente hombres.

img_2636img_2637img_2639img_2644img_2646img_2658img_2664img_2669img_2672img_2675img_2676

Bali

Me encantan las caras.Las expresiones de felicidad, la locura, el orgullo, hasta la tristeza. Se escapa la humanidad por los ojos, en las sonrisas. Me fascina la picaresca en una cara, el amor que no se puede ocultar, las personas que no saben (ni quieren aprender) a disimular. Los transparentes, la inocencia… En Indonesia encontré mucho de eso..

 

img_2085img_2126img_2151img_2181img_2210img_2227img_2246img_2248img_2255img_2265img_2283img_2287img_2303img_2322img_2327img_2331img_2333img_2336img_2343img_2351img_2355img_2369img_2370img_2375img_2393img_2412img_2433img_2436img_2450img_2453img_2460img_2462img_2475img_2492

New York

Cuentan que para algunas tribus hacerles una foto supone robarles el alma, que en esa foto queda algo de ellos para siempre. Comparto en mucho esa opinión, de ahí que me guste tanto la fotografía callejera, y más concretamente el robado. Porque vas recogiendo partes de almas a golpe de click, que sólo pueden llevarte a comprender mejor a las personas, a modo de auto análisis de la realidad de esta gran tribu que es la humanidad.

La fotografía capta un elemento de la fuerza vital que se presentaba en ese momento en que fue hecha, captura una instantánea de su energía. Y de la del fotógrafo y su estado vital también.

Os queremos mostrar la ciudad de Nueva York vista por unos ojos nuevos, de mujer, como un gran teatro de personajes secundarios, barbudos, orientales, fotógrafos, gente peculiar.. Porque hace tiempo alguien a quien admiro me dijo que la realidad ya está vista desde todas las perspectivas posibles, excepto de la tuya. Y esta no es más que mi mirada, de la idea del sueño americano, que comprende todas las posibilidades y se multiplica en NY. Con todas sus oportunidades, pero también sus miserias y soledades.
Retratos como signos de interrogación sobre los personajes, que decía Cartier Bresson, pero a la vez sobre uno mismo. Porque cada retrato es un autoretrato en el que te muestras. Y esta que veis en cada foto entonces también soy yo. Mi fotografía no deja de ponerme un signo de interrogación encima. Y gracias a eso aprendo y avanzo.
Disfrutarlo.

(Texto de la Exposición “Dos mujeres, un camino, Nueva York” Con Carmen Hache en La Ciudad Invisible, Madrid, Mayo 2015)

Amish

Black and black

Alone on the street

New York 1 095-Editar 01092013-New York 1 165

The old lady 40x40

The big apple 40x40

She 70x50Hipster hair 40x40

Cool man 40x40

Look Luck 90x60

Shiner 70x50

The look 40x50

Call me 40x50