Quédate a dormir. Los sueños

 

Fotografía

 
He vuelto a soñar. Cuando tenía 25 años soñaba cada noche películas casi de Buñuel. Me despertaba riéndome y solía levantarme corriendo a escribirlas. Con el tiempo y las obligaciones ese surrealismo se instaló más en mi vida y abandonó las noches. Pero últimamente los sueños han vuelto, son escalofriantes a veces, dignos de analizar porque en ellos están mis miedos y mis deseos.
Las cosas que me frustran y me duelen aparecen con más claridad que en mis pensamientos conscientes.
El otro día soñé que estaba en una noria muy alta, que tenía miedo y me quería bajar. En cada cabina había algo que representaba cada una de las cosas que componen mi vida; alguien de mi trabajo, una amiga, un fotógrafo, algún amigo extraño de esos incatalogables, un niño, un cubano y un médico.
Me pregunto porqué el que decidió saltar desde lo alto fue el niño, dejándome aterrada. Me desperté sudando y gritando. No podía haberse caído de mi noria alguna otra cosa que me importara menos? Desde ese día necesito a mis hijas cerca de una forma más acuciante. Hoy he soñado con ellas, dormía a su lado, era un sueño amable, y surrealista también, de los que te hacen sonreír al abrir los ojos y querer escribir. Ellas me vuelven a hacer sentir lo que de verdad importa, son mi cable a tierra y el centro de mi vida. He perdido mucho el tiempo ocupándome de otras facetas, y al final la única importante es esta, la que me hace soñar despierta.

Serie Quédate a dormir.

Anuncios

Un comentario en “Quédate a dormir. Los sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s